8 de mayo de 2016

Relato #6 MIEDO


Hoy escucho voces a mí alrededor, susurrando para no ser escandalosas, pero, aunque ya no pueda mirarlas por el cansancio que supone abrir mis ojos, puedo verlas. Mis tres hijos, tus tres nietos mamá, los cuales han pedido tener unos días libres para pasarlos en esta triste sala de hospital a mi lado hasta que mi débil corazón, en otros tiempos fuerte, deje de latir y me permita separarme de mi cuerpo para volver corriendo a tus acogedores brazos, cual bebé recién nacido. Tengo a mi familia a mí alrededor, pero sólo puedo pensar en ti, en nuestros días juntas. 


Recuerdas nuestros enfados? Protesté un millón de veces por hacerme nacer en un mundo desconocido y lleno de peligros, pero ahora mismo te doy GRACIAS por tus abrazos, tus noches en vela, tus besos, tus consejos, los cuales nunca te lo confesé, acabé haciendo caso. He vivido con muchos miedos, desde que me dejaste he tenido que salir adelante con todo lo que me enseñaste sin poder volver a pedirte consejo, sin poder hablarte como amiga, o simplemente sin tener madre. Moriste siendo yo una adolescente, en plena efervescencia hormonal, y desde ese día no he vuelto a sentir tu abrazo, tu canto, ¿recuerdas cuando me cantabas para que dejara de llorar? Para hacerme sentir bien? No he dejado de tener miedo desde ese día, y te eche las culpas de tu muerte, no entendía por qué me dejabas y te ibas sin más, abandonándome a mi suerte. Sí, estaba papá, pero no eras tú. Y sin embargo no dejo de sonreír al pensar en nuestro pasado, juntas. 

Recuerdas cuando me negaste ver a aquel grupo de amigos que tenía en el instituto? Te odie con toda mi mente, pero jamás fui capaz de hacerlo con mi corazón… y…como olvidarme de la regañina que me diste cuando pillaste al chico rebelde del instituto besándome…en la mejilla, en la esquina de nuestra calle, cuando me bajaba de su bici. Sabes? Cuando Carla, tu nieta me dijo que tenía novio y que se habían besado, me vino a la mente ese incidente de antaño, y lo único que pude hacer es sonreír, abrazarle y decirle que tuviera cuidado, no podía enfadarme con ella por algo que tanta ilusión le hacía, algo que tanta ilusión me hico a mi dos décadas antes. 

Te doy GRACIAS por dejar que aprendiera a levantarme por mi misma, por escucharme, por nuestras peleas, por hacerme fuerte y capaz de poder ver esas pequeñas cosas que me han hecho sonreír tantos años, el sol, la lluvia, las estrellas, te doy la gracias por hacerme apreciar la paz del silencio y el bullicioso ruido, una madre besando a su hijo. Y sí, he conocido la estafa, la mentira y en ocasiones no he sido capaz de distinguir entre una máscara llena de filigranas y una verdadera cara adornada únicamente con las arrugas del paso de los años, pero he sido capaz de sobrellevarlo y levantarme, hacerme más fuerte. He cambiado con el paso de los años, pero la esencia que dejaste en mí siempre ha estado allí y por todo eso te doy las GRACIAS. 

Y ahora, postrada en esta gélida cama, bajo la calurosa atención de mis hijos y mis nietos creo oír a mi próxima biznieta en la barriga de Ángela, la cual no llegaré a conocer en persona, y sólo me sale agotar todos los intentos por hacerme escuchar por ella, susurrándole…”tranquila pequeña guerrera, no tengas miedo, deja que tu madre te guie por este terrorífico, adictivo y maravilloso viaje que es tu vida”. Sólo espero haberlo hecho suficientemente bien con mis hijos, y que me recuerden con el mismo cariño que yo te recuerdo a ti. 

Te oigo cantar, noto tu abrazo sobre mí, mientras mi respiración se para y mis energías se aúnan todas en una, en un último esfuerzo por mover los músculos de mis labios y esbozar mi característica sonrisa…todos me miran y callan, otra vez juntas mamá. No tengo miedo.”  


17 comentarios:

  1. hola,
    me ha encantado este escrito, creo que todos deberiamos hablar asi y expresar nuestros sentimientos de esta forma tan bonita. Es un texto muy bonito para decir el amor que se siente por una madre... me ha encantado

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Serena, no ha sido difícil hablar de estos sentimientos, teniendo la madre que tengo y lo que siento por ella...Me alegro que te haya gustado 😊

      Eliminar
  2. Está muy preparada para dejar este mundo, aún así, me ha encogido el corazón.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pensar que sus hijos ya tienen su familia, son mayores y su vida solucionada. Ya lo ha vivido todo...miedo? ya es su hora, y el volver a reunirse con su madre hace que esté tranquila. Gracias por tomarte tu tiempo en leerlo ;)

      Eliminar
  3. A mi, que he tenido tiempo de recrearme en su lectura mientras lo subía y ponía las fotos... me ha llegado al alma. Tengo la suerte de contar aun con mi madre, que goza de salud... y casi me da algo al imaginar algo así.
    Isabel, ya sabes que siempre alabo tus relatos aunque no lo diga por aquí, pero éste, uff me has tocado la fibra cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo, de eso se trata, de no pasar indiferente... ;)

      Eliminar
  4. Precioso relato, muy bonita la forma de transmitir los sentimientos que se tienen hacia una madre, me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Araceli! 😊

      Eliminar
  5. Hola, qué bonito y triste a la vez. Estos momentos son los que llegan al corazón y se te quedan tan dentro...
    Gracias por estas palabras.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Y graciasa ti por leer y comentar.

      Eliminar
  6. Muy bueno este relato corto. Enternecedor ese amor hija/madre, ese aceptar su hora ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el aceptar depende de cada persona, pero cuando ya tienes todo solucionado, la calma...enfin... gracias por leerme

      Eliminar
  7. Me ha encantado, muy bonito, escribes de maravilla :) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Madre santa... mas intenso??? nooo
    uff me ha encantado

    ResponderEliminar
  9. Qué seria de nosotras sin ellas? Una madre es un eco del pasado, de nuestro yo futuro, y como debe der, son la raiz de toda vida, de nuestra vida y de la vida de nuestros hijos, y tambien de la de nuestros nietos, pues como bien dices, sus enseñanzas y consuelos perduraran y nos acompañaran mientras perdure el recuerdo en nuestra memoria. Felicidades Isa, una vez mas consigues que acabe tu relato con un nudo en la garganta. Voy a llamar a mi madre y a decirle lo mucho que la quiero..!! Un besazo ;)

    ResponderEliminar

Me gustaria saber tu opinión, ¡tus comentarios son importantes para mi!
Así que no te cortes en dejarme uno... por favor.
No se admiten Spoilers, ni la falta de respeto.
Gracias y... ¡Bienvenida a Con Aroma A Libros!
Disfruta la lectura.